domingo, 22 de diciembre de 2013

VISITA CASA MUSEO MIGUEL HERNÁNDEZ

El viernes 29-11 fuismos a visitar la casa de MIGUEL HERNÁNDEZ. Cómo somos ya muy mayores fuimos caminando con nuestra mochila, pues, como también iban los niños de la clase de Charo, las seños tenían previsto que entráramos en dos turnos, así mientras unos visitaban la casa los otros almorzábamos. Pero como esa mañana hacía taaaaaaaaanto frío al final entramos todos a la vez.

Así que, una vez llegó nuestra guía entramos a la casa y lo primero que vimos fue la entrada a la casa, que la familia de Miguel utilizaba de comedor. Aquí tenéis una fotografía sacada de Internet (a la seño no le dió tiempo a hacer una foto):



Y aquí estamos nosotros:






Luego visitamos una habitación que era muy estrecha con fotografías en la pared y que parecía un pasillo. Lo que nos ha sorprendido es que ésta era la habitación de las hermanas de Miguel, Encarna y Elvira, lo que pasa es que ahora han quitado la cama para que la gente pueda pasar por allí cuando la va a visitar.






A continuación entramos a la habitación de Miguel y su hermano Vicente. Nuevamente nos ha llamado la atención de que ambos durmiesen juntos en la misma cama:


La guía nos ha contado cómo Miguel pasaba las noches despierto leyendo libros con una vela y cómo luego se dormía cuidando de las cabras.

 

Luego hemos pasado por una puerta secreta que se comunicaba con la cocina, así no molestaban a sus hermanas si querían ir al aseo o a beber agua. 


La cocina no se parecía en nada a las que tenemos en casa pues no había armarios, ni frigorífico, ni fregadero... Era muy pequeña y tenía a un lado una encimera con dos tinajas para guardar agua y los cacharros estaban colgados en la pared. Al otro lado habían dos chimeneas, una grande para poner los calderos y otra más pequeña para cocinar.




Al no tener fregadero, los cacharros, al igual que la ropa, los lavaban en el lavandero que hay en el patio al lado del pozo.

 

Luego visitamos la habitación de los padres de Miguel, ésta era más grande que las otras dos. Nos hemos sorprendido pues en ella, al igual que en toda la casa, no había armarios, sólo un arcón en el que guardaban la ropa de toda la familia, pues hace años, la gente no tenía tanta ropa como tenemos ahora.





Para finalizar vimos el patio, éste era muy grande y estaba lleno de plantas. A Miguel le encantaba estar en él para estar rodeado de la naturaleza y pensar en cosas sobre las que escribir sus poesías.

 

 

 

Al fondo a la derecha se encontraba la letrina, ésto también nos ha llamado mucho la atención, pues no se parece en nada a los aseos que tenemos ahora... 



Luego por esta escalera...



... subimos al lugar donde guardaban las cabras. Aquí Miguel también pasaba mucho rato, pues, después de llevar las cabras a pastar, las tenía que ordeñar y meter la leche en recipientes para luego venderla.







Por último hemos visitado el huerto de la familia de Miguel. Allí además de la tierra en la que plantaban cosas para comer, tenían una morera y dos higueras. 






La visita nos encantó y como nos portamos tan bien, la guía nos hizo un pequeño regalo para que no nos olvidemos de la experiencia. 


Ya, una vez en el cole almorzamos en el patio, sentaditos al sol para no tener frío.



Un saludo monstruoso.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡¡Adelante!! Pasa y deja tu huella... Tus comentarios son muy importantes para mí, Prometo responder,